Lo más normal es pagar intereses por el dinero que nos presta un banco, de hecho es uno de sus principales beneficios; por eso, cuando encontramos un préstamo adornado que anuncia un 0 % de interés, debemos estar alertas, pues solo un cuarto de los créditos sin intereses son realmente gratuitos, el resto pueden acabar siendo incluso más caros que un préstamo ordinario, según un análisis del comparador de productos bancarios HelpMyCash.com.

La mayoría de los préstamos al 0 % se comercializan como anticipos de nómina, préstamos para estudios o para adelantar la devolución del IRPF, de importe reducido y plazos no demasiado extensos. Aunque no les falta razón a los bancos cuando dicen que son sin intereses, “lo cierto es que esconden otros gastos”, apuntan desde el comparador. La comisión de apertura, que puede superar el 2 %, encarece considerablemente el crédito. Un hecho que queda reflejado en la TAE (la medida que revela el coste real del préstamo), que en algunos casos asciende por encima del 10 % a pesar de que el préstamo no tiene intereses.

La estrategia no es mala: al tratarse de un crédito, muchas veces, de bajo importe y por un plazo de tiempo reducido, aplicar una comisión del 2 o del 3 % puede reportar más beneficios que aplicar un tipo de interés medio, una medida que además ofrece al banco la posibilidad de poder anunciar el crédito con un atractivo cero al lado. Un ejemplo práctico: si solicitamos mil euros a un tipo de interés del 6 % a devolver en seis meses, los intereses generados serían de 17,57 euros. Si ese mismo crédito tiene un TIN del 0 %, pero una comisión de apertura del 3 %, el coste sería de 30 euros. En el primer caso la TAE será del 6,16 % y en el segundo, del 11,05 %.

La cosa cambiaría si el préstamo sin intereses tuviese un plazo dilatado, señalan desde el comparador, ya que los intereses se generan por el tiempo durante el cual disponemos del dinero. Si tomamos el ejemplo anterior, pero alargamos el plazo a dos años, el coste del préstamo al 6 % sería de 63,71 €, mientras que con el segundo seguiríamos pagando una comisión de 30 € y nada más.

Bankinter lanzó a finales del pasado año el Préstamo 0,0, un crédito preautorizado de hasta 3.000 euros al 0 % TAE con un plazo de hasta 36 meses. Una oferta que, no obstante, está reservada solo para los clientes de la entidad que reciban la promoción. En Caja de Ingenieros los clientes que domicilien su nómina pueden disfrutar del anticipo de hasta una mensualidad a devolver en un plazo de dos meses, sin comisiones y sin intereses. Los clientes más jóvenes de Unicaja pueden solicitar un anticipo de la totalidad de su beca al 0 % TAE y en Kutxabank se puede contratar un crédito sin intereses ni comisiones; eso sí, exclusivo para invertir en un plan de pensiones.

Pero, debido a la elevada competencia, cada vez son más las compañías de minicréditos que comercializan préstamos de bajo importe al 0 % TAE. Pero, este tipo de ofertas están reservadas a nuevos clientes y tienen un techo de hasta 300 € a devolver en un mes. Al ser a tan corto plazo, solo se deben solicitar si se prevé que se podrán amortizar con la siguiente nómina.

Eso sí, si no se devuelve el dinero en el plazo marcado, lo que en un principio era gratis puede acabar dejando una factura considerable. Y es que si no se cumplen los plazos, las comisiones y los intereses de demora encarecerán considerablemente el crédito, por lo que si vamos a endeudarnos, aunque sea a coste cero, debemos ser previsores.