La Policía Nacional, ofrece información para detectar los posibles correos fraudulentos, cadenas con bulos y otras noticias falsas.

Desde la Jefatura Superior de Policía de Extremadura, se aconseja seguir, en todo momento, las informaciones emitidas por fuentes Oficiales, y se ofrecen tres consejos básicos, con los que podríamos detectar si una noticia es verdadera o “nos la están colando”.

Debemos saber quien publica la historia y comprobar si está, ha salido en los principales medios de comunicación locales o nacionales. Al mismo tiempo saber si es una exclusiva de una página desconocida de internet o  de un medio del que deberíamos desconfiar, si una noticia o información es relevante, resultaría muy raro que los principales medios de comunicación no se hicieran eco de ella.

En otros casos, los más complicados, hablamos de noticias verdaderas a las que se le han añadido connotaciones falsas, con intención de distorsionar la realidad. Si no estás seguro de la veracidad de este tipo de exclusivas, mira si el resto de medios publican dichas apreciaciones. De esta manera tratan de atraer nuestra atención sobre una base real de información.

Nunca leas solamente el titular, ya que puede que no refleje la verdad de la historia. ¿No estás cansado de leer titulares, entrar en la noticia y darte cuenta que no tiene nada que ver? O peor aún, ¿encontrar textos totalmente inventados?

 

Whatsapp

En los últimos años, Whatsapp se ha convertido en la herramienta preferida de los difusores de noticias falsas para viralizar bulos y mentiras. Falsos mensajes como los de alerta inminente ante un atentado terrorista o los que a día de hoy advierten de diferentes noticias alarmistas, referidas a la pandemia del coronavirus, están escritos con una pizca de información real para que sean creídos y viralizados.

Por ello, la mejor actitud ante los mensajes virales es “afrontarlos con una visión escéptica y, antes de reenviarlos, cerciorarse de que se trata de informaciones reales”.

 

Audios virales

Una novedosa táctica de los difusores de bulos es transmitirlos a través de archivos de audio, pues una voz genera más confianza que un texto, aunque el interlocutor sea desconocido para el usuario. De esta forma, Whatsapp se ha llenado de audios con falsedades en poco tiempo.

Para evitar reenviar uno de estos archivos falsos, lo mejor es preguntar al que lo ha enviado si conoce a la persona que narra el mensaje. Si no es así, lo mejor es dudar de su veracidad y revisar en Internet antes de reenviar cualquier cosa. Al compartir dichos audios lo único que hacemos es propagar la alerta y aumentar el nerviosismo de la ciudadanía.

Significar que siempre podemos fiarnos de las cuentas oficiales de la Policía Nacional, como Twitter (@policia) – Facebook – Instagram, donde puedes saber si una noticia es verdadera o falsa.

 

NOTA DE PRENSA POLICÍA NACIONAL